Trucos sobre cómo guardar los botes de pintura

guardar botes

Seguramente a muchos de vosotros alguna vez os ha sobrado pintura o barniz después de realizar algún proyecto de bricolaje, y como es habitual queréis guardar el sobrante de producto por lo que pueda pasar. Pues bien, hoy vamos a daros un par de trucos para guardar bien estos botes y evitar que el producto de su interior se deteriore.

La principal causa por la que un barniz o pintura puede quedar reseco es por el contacto con el aire. Por este motivo debemos asegurarnos de cerrar completamente el bote de manera que no quede ninguna ranura por la que pueda pasar aire. Para ello podemos utilizar varios trucos:

  1. Para asegurarnos un buen cierre, el primer paso es abrir el bote con cuidado de no deformar la tapa, puesto que si esto pasa nos será imposible volver a cerrarlo por completo.
  2. En el caso de haber deformado la tapa, podemos usar un bote de vidrio de un tamaño adecuado, procurando que quede el menor espacio de aire posible para guardar allí la pintura.
  3. Antes de disponernos a cerrar el bote, debemos limpiar bien los bordes del bote así como los de la tapa, asegurándonos que no queden restos de pintura reseca alrededor.
  4. En el momento de poner la tapa, podemos usar un martillo y un taco de madera para evitar deformar la tapa al presionar.
  5. Guardar el bote boca abajo para evitar que se formen bolsas de aire.
  6. Guardar el bote en algún lugar fresco a temperatura ambiente y lejos de fuentes de calor.
  7. Podemos marcar la tapa del bote con una mancha de la pintura  o barniz que contiene para poder identificar el color sin necesidad de abrirlo cada vez que vayamos a reutilizar algún producto.
  8. Para las pinturas bicomponentes deberemos tener en cuenta que cada uno de los componentes se tiene que guardar por separado.

Trucos sobre cómo guardar los botes de pintura
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)